¿Cómo aumentar el rendimiento educativo del estudiante?: Nuevas perspectivas. - SAGÍA SAGÍA

¿Cómo aumentar el rendimiento educativo del estudiante?: Nuevas perspectivas.

5 marzo, 2018
¿Cómo aumentar el rendimiento educativo del estudiante?: Nuevas perspectivas.

Resumen artículo Mckinsey & Company. Autores: Mona Moursed, Marc Kravits y Emma Dorn.
Publicado 26 de Septiembre de 2017.
Copyright © 2017 | McKinsey & Company, 55 East 52nd Street, New York, New York 10022

Resumen ejecutivo

Políticos, padres y educadores de todo el mundo se centran en que los estudiantes comprendan los conocimientos en matemáticas, lectura y ciencias, para aplicarlos posteriormente. A pesar de los esfuerzos invertidos, mejorar el rendimiento educativo es un asunto escurridizo.

Siguiendo el debate de los educadores sobre (i) qué importa realmente y (ii) qué funciona exactamente, el equipo de Sagía Educación hemos encontrado un artículo y análisis que llama la atención por su claridad y que resumimos por su interés.

Empezamos por el final: las conclusiones del análisis:

  • La mentalidad del estudiante, su motivación y autoconfianza (entre otros), provocan un impacto mayor en el rendimiento del estudiante que cualquier otro factor, y duplican el efecto de su contexto socioeconómico.
  • Los estudiantes con el mejor rendimiento reciben instrucciones dirigidas por el profesor en la mayoría o en todas las clases, junto con enseñanza indagatoria en algunas de ellas.

Detalle de la conclusión 1:

Empleando técnicas de análisis para gran manejo de datos y de predicción, la firma Mckinsey & Company selecciona las 100 variables (de entre más de 1000 que maneja el informe PISA 2015), que mejor predicen el rendimiento educativo del estudiante.

Agrupando esas 100 variables en categorías, el analista entiende que hay 5 grupos de variables a efectos de adelantar el rendimiento del estudiante:

  1. Entono familiar.
  2. Recursos y liderazgo de la escuela.
  3. Profesorado y enseñanza.
  4. Comportamiento del estudiante.
  5. Mentalidad del estudiante.

Los autores dan por hecho que la mentalidad de los estudiantes no compensa su disparidad económico y social, aunque insisten en que los resultados del análisis muestran que la mentalidad del estudiante importa, e importa mucho, en el resultado académico. Y aconsejan que llega la hora de primar inversiones y gasto que influyan en la positiva mentalidad del alumno, para mejorar el rendimiento académico.

La evidencia concreta es que las variables agrupadas en la categoría de la “mentalidad del estudiante”, predicen los resultados PISA del estudiante con mucha mayor precisión que el entorno familiar del estudiante. Concretamente el doble.

Esta conclusión sobre el grupo de variables, y su peso como predictor del resultado del estudiante en la prueba, es consistente en las 5 regiones mundiales donde se aplicó la prueba PISA de referencia.

Es poderosamente llamativa la evidencia de que estudiantes con una motivación bien calibrada clasificados en cuartiles socioeconómicos más bajos, superan en resultados PISA a los estudiantes del cuartil socioeconómico superior con la motivación mal calibrada.

Detalle de la conclusión 2:

Existen dos tipos dominantes de prácticas de enseñanza: la primera es la «instrucción dirigida por el profesor», en la que este último explica y demuestra ideas, valora preguntas y guía debates y conversaciones de la clase; la segunda práctica, por su parte, es la «enseñanza indagatoria», en la que a los estudiantes se les otorga un rol más destacado en su propio aprendizaje; por ejemplo, desarrollando sus propias hipótesis y experimentos.

Los autores han analizado los resultados PISA para poder comprender el impacto relativo de cada una de estas prácticas y, en las cinco regiones analizadas, la puntuación ha sido superior cuando el profesor asumía el mando. De hecho, cuanto más se usaba la enseñanza indagatoria, más baja era la puntuación media PISA.

Sin embargo, al analizar con más detalle los datos, sale a la luz una historia mucho más interesante: los mejores resultados se obtienen al emplear ambos estilos de enseñanza. El «punto ideal» es usar las instrucciones dirigidas por el profesor en la mayoría o en casi todas las clases, y la enseñanza indagatoria solo en algunas de ellas.

Los autores señalan que su análisis, también ha verificado los beneficios de la dirección por parte del profesor en el rol de tecnología de la información y la comunicación en la clase (TIC). En este punto, constatan que formar en TIC a los profesores es más útil que formar a los estudiantes.

Ponemos a su disposición la versión original del artículo (en Inglés) y la traducción del mismo al Español.

=============================================================================

El equipo de Sagía Educación nos ponemos a tu disposición para reforzar a los equipos de administración de los centros educativos, con la certeza de que al simplificar la gestión del centro, y con excelentes resultados que logramos para el centro cliente, liberamos tiempo y dinero que permiten al equipo de dirección / titularidad enfocarse y poner remedio a la falta de motivación de los estudiantes, y prestar atención y recursos a sus profesores.

Sagía Educación es el socio de los centros educativos para la afinar la gestión de las compras, y reforzamos a los equipos de administración de los centros clientes para que su dirección o la titularidad del mismo, pueda enfocarse en lo importante: su proyecto educativo.

CATEGORÍAS